Café de los Angelitos

Este mítico café inaugurado en 1890 con el nombre de Bar Rivadavia por el italiano Bautisto Fazio se convirtió en punto de reunión de compadritos y malandras a fines del siglo XIX. Gracias a un comisario de la zona que denominaba ironicamente a estos malandras como «angelitos» es que rebautizaron el lugar años despues cómo Café de los Angelitos.

Con instalaciones precarias y piso de tierra, el lugar fue escenario de los duelos verbales de los payadores Gabino Ezeiza, Higuito Cazon y Jose Betinotti.

Esta fue una de las paradas por excelencia de Carlos Gardel y es donde la discográfica Odeon le ofrece su primer contrato discográfico.

Hoy uno de los lugares más elegante de la ciudad de Buenos Aires para disfrutar un Show de Tango.